lunes, 2 de abril de 2012

Milan

    Esté es el viaje que realizamos durante 4 días a Milán volando desde el Altet al aeropuerto de Bérgamo, está a unos 50 km del centro de Milán, en enero del 2008.

    Dia 1: Nos hizo frío pero no llovió, ni nevó, o sea, algo soportable bien abrigado. En el aeropuerto de Bérgamo se coge un bus que nos deja en la estación central de Milán (la de ferrocarril), desde aquí podemos desplazarnos a otras localidades, como Turín o Verona. En nuestro caso nos alojamos dos noches en el hotel ibis centro y otras dos en el Jolly Touring, ahora es de la cadena NH, cogiendo así los días de estancia nos salía un precio asequible y si lo hacíamos las cuatro noches en un sólo hotel era más caro, no sé el porqué, supongo que según fechas por la feria de Milán o algún otro evento.

   Junto al hotel tenemos muy cerca una boca de metro(Repubblica), para desplazarnos al centro o hacerlo a pie paseando habría unos 40 min., también hay parada de tranvías, los billetes se pueden comprar en los kioskos (aquí llamados tabacchi, que hay dentro del metro o por la calle).

    Llegamos ya por la tarde y después de comer y dejar las cosas en el hotel nos vamos caminando hasta el duomo centro neurálgico de la vida milanesa, aquí tenemos a un lado la Galleria Vittorio Emmanuelle, impresionante, y al otro lado el edificio de la ópera de Milán, visto desde fuera no parece gran cosa, lo bonito estará dentro, y frente al Duomo una gran plaza, con la que admirar la fachada del Duomo totalmente blanca de mármol y admirable al caer la noche.


Fachada principal del Duomo

Galleria Vittorio Emmanuella, desde lo alto del Duomo

    Algo que nos llamó la atención, fue, que partir de las ocho de la noche en adelante, prácticamente no veíamos un alma por la calle, sólo algún que otro turista como nosotros viendo escaparates ( que los hay y de las mejores firmas) o paseando tranquilamente en la noche milanesa.

   Día 2:  Realizamos el mismo recorrido que el día anterior pero de día para acercarnos a las Galleria Vittorio Emmanuelle y al Duomo con visita interior al mismo (gratuita), nos informamos en turismo para visitar la última cena de Leonardo que hay que reservar por internet, nosotros nos acercamos al lugar y nos dicen que se reserva por teléfono y así lo hacemos y conseguimos visita para la mañana del día siguiente.


Vista interior del Duomo de Milan

   Por la tarde nos acercamos a ver el Castillo Sforcesco, edificio impresionante, rodeado por un foso, que alberga varios museos en el que entramos y pasamos casi toda la tarde de lo grande y la cantidad de salas de exposiciones de todo tipo que había (sobre Leonardo Da Vinci, salas etrusca, museo de arte chino, etc).


Castillo Sforcesco, interior de la entrada principal

     Al caer la noche pasear por los alrededores del Duomo o por el interior de la Galleria es un gustazo, incluso había algún concierto a piano en el interior de la Galleria, impresionante.


Galleria Vittorio Emmanuelle desde la plaza frente al Duomo


        Día 3: Nos vamos a la visita de la última cena de Leonardo , aquí lo llaman "Il Cenacolo", situada en la pequeña Iglesia de Santa María della Grazia, después de pasar varios controles y entrar en grupos de no más de 15 personas, podemos admirar por unos minutos el famoso fresco, que realmente impresiona.


Iglesia de Santa María della Grazia 

    Visitamos la basilica de Sant´Ambrogio cercana a la anterior (una de las más antiguas de la ciudad) y muy intersante la visita con un mosaico realmente increíble, reponemos fuerza con un plato de pasta, para variar, y seguimos al parque de Porta Sempione, que se encuentras tras el Castillo Sforzesco, gran parque al final del cual hay una gran plaza con el Arco de Paz, arco impresionante similar al arco del triunfo, pero no tan famoso.
  
 Seguidamente volvemos al Castillo Sforcesco para ver con tranquilidad, su patio  interior y rodear su foso, saliendo por su entrada principal hay una fuente de enormes dimensiones, en los alrededores hay grupos de venta de bolsos de marca falsificados, aquí frente a la estatua de Garibaldi comienza la Via Dante, calle comercial que nos lleva de nuevo hasta el Duomo, centro de la ciudad.

  Día 3: Junto al Hotel Jolly touring visitamos un jardín o parque público Villa Reale de Milán, realmente grande, con el Museo de Historia Natural, con pista de patinaje sobre hielo, cafeterías, etc.

Jardín Público Villa Reale

     Como ya hemos visitado los más famoso e interesante nos dedicamos a ir a ver cosas curiosas, como unos canales que hay al sur de la ciudad barrio Navigli), poco conocidos, así que cogemos el metro y alla vamos parada Porta Genova, eran unos antiguos canales que en su día sirvieron para transportar todo el mármol para la construcción de la Catedral y que con el tiempo entraron en desuso y actualmente se utiliza como reclamo turístico, en el barrio hay muchas tiendas de productos típicos.


Canal de Milán conocidos como los Navigli


      Desde aquí cogemos de nuevo el metro y nos acercamos en metro a los alrededores del campo de fútbol de San Siro, hay un buen trecho andando desde el metro más cercano, junto a este estadio esta el hipódromo de Milán donde se encuentra la estatua ecuestre diseñada por Leonardo Da Vinci sino la más grande, una de las mayores.

Estatua ecuestre del hipódromo de Milán


   Viaje a la ciudad de Milán por cuatro días que se te hace corto, y más en invierno que las horas de luz son menos, pero también muy bien aprovechado. Muy recomendable.

   P.D: no olvidar subir al Duomo por un lateral, nosotros nos dimos cuenta de casualidad, comiendo en los alrededores y vimos gente en el tejado de la catedral, así  que nos acercamos y se podía subir en ascensor o a pie, vistas impresionantes.

   Saludos y buen viaje.

1 comentario:

  1. Para mí Milán es una de las ciudades que me más me ha gustado, ya que está llena de encanto, cultura e historia, a mí vuelta me he currado una mini-guía de viajes....

    Os dejo el enlace, ya que supongo que le pueda venir bien a algún lector.

    Guía turística de Milán

    Saludos

    ResponderEliminar